sábado, 25 de abril de 2009

Un viaje de trabajo.


Y es que era así como se presentaba la jornada, como uno de mis habituales viajes de trabajo a una ciudad costera en uno de los trenes rápidos que la comunican con Madrid.

A primera hora de la mañana y después del madrugón, cogí el tren al igual que otros tantos había cogido en otras ocasiones y, como muchas otras veces, también intercambié una mirada traviesa con la azafata que me daba la bienvenida en la puerta. La mantuvimos acompañada de una sonrisa por unos breves instantes y después me acomodé en mi asiento.

Hasta ahí nada fuera de lo común, me gusta provocar con cierto descaro medido, en ocasiones con la mirada, con una sonrisa, con una agradable charla...

Ana pasaba en varias ocasiones a mi lado, bien de camino a sus quehaceres o a ofrecerme los auriculares o caramelos de cortesía para el viaje. Cada vez que coincidíamos volvíamos a jugar con nuestras miradas o con un “gracias” en un tono medido entre la picardía, la cordialidad y la provocación, lo justo para dar que pensar, pero sin caer en el descaro.

Daba la impresión de que mis pequeños jugueteos eran bien recibidos, por lo que decidí continuar y aumentar mi osadía. Me dirigí a la cafetería para tomarme el segundo café de la mañana y volví a encontrarla allí.

- Hola de nuevo.
- Hola!!! - su sonrisa y el brillo de su mirada me continuaban invitando a seguir adelante.-
- Pues... nada, que los caramelos me han sabido a poco y venía buscando algo más dulce. – Mientras pedía una tostada de mermelada a su compañera. Resultaba muy evidente que ambas compartían miradas de complicidad.-
- Ahhhhh, muy bien, pues has elegido bien.- Mientras parecía dirigir su mirada a la tostada como validando mi elección.
- Lo dices por la mermelada o por haber venido aquí. – A verte a ti, decía mi mirada.-
- Uy, uy uy.... – Exclamó su compañera mientras los tres rompíamos a reír.-

Nuestra charla continuó en tono divertido y pícaro durante unos minutos (Mientras desayunaba) hasta que regresé a mi asiento. Al irme, aunque no pude entender nada, pude oír los cuchicheos de las dos chicas. El viaje habitual de trabajo estaba comenzando a tomar una dirección imprevista.

En la parada intermedia que suele hacer volví a coincidir con ella en la puerta del vagón, ella salió para preparar las entradas y salidas y yo aproveché la excusa de tomar el aire para entretenernos en otra simpática charla.

Cada vez las distancias se acortaban, se nos notaba cómodos y con ganas de continuar charlando. Hablábamos del motivo de mi viaje, de curiosidades que le ocurrían en los suyos...

- Tampoco te creas que viajo tanto, suelo salir una vez al mes más o menos, al principio está bien, pero luego te cansas y prefieres pensar en los viajes de placer.
- Ah si? Y dónde te gusta ir de viaje de placer?

Forcé un silencio un poco más largo de lo habitual mientras mi mirada se tornó traviesa y penetrante.

- A muchos sitios – Contesté al fin.- Tantos que no nos va a dar tiempo a charlar de ellos, pero se me ocurre algo, ¿y si dejamos esta conversación para cuando tengamos más tiempo?


Ahora era ella la que se tomó su tiempo para responder, parecía estar calibrando todas las posibilidades, los riesgos, las ventajas...

- Me parece bien. – Dijo con una preciosa sonrisa.-
- Genial!!! Anota mi teléfono y así me llamas cuando te apetezca salir una noche y retomamos charlas pendientes.
- De acuerdo.


Durante el resto del viaje ambos continuamos el juego, hasta que al llegar nos despedimos con dos besos y un... “hablamos”.

A partir de ahí mi jornada ya no tuvo nada novedoso, reunión, viaje de vuelta en el que esperaba poder tener la suerte de coincidir con Ana de nuevo, hecho que como es lógico, no ocurrió.

El recuerdo de Ana se había convertido en una anécdota simpática, nada más. Hasta que una semana después mi teléfono sonaba con un número que no conocía.

- Hola!!!!
- Hola!!!!!
- Que tal?
- Muy bien gracias y tú? Qué tal todo?
- Muy bien también.
- Que bien!!! Me alegro!!!
- Sales de viaje esta semana?
- Que va, esta semana no tengo nada pensado, el finde a lo mejor, tengo varias cosas aún en el aire, pero tengo que decidirme, seguramente lo haré el mismo viernes, nunca sé que me va a apetecer hasta el ultimo momento, y tú?
- Bueno, ya sabes cada día a un sitio.
- Ya sé? Se supone que he de saberlo?
- Pues.... ahora que caigo, sabes quien soy?
- No, no tengo ni idea.
- JAJAJAJAJAJA, y eres tan dicharachero con todas las desconocidas que te llaman?
- Si son simpáticas como tú, si.
- Jajajajajaa, soy Ana, nos conocimos en el tren.
- AHHHHHHHHHH jajajaa, vale, ya te sitúo.

Continuamos riendo y charlando un rato hasta que por fin quedamos esa noche para salir de tapeo por Sol.

He de decir que cuando la vi estaba aún más guapa que en el tren. Lo cierto es que el traje de azafata no favorece mucho. Venía con unos pantalones negros ajustados, botas de caña alta y fantástico tacón, y una blusa suelta, que dejaba un precioso hombro al aire, hacía el resto.

Fuimos a un par de sitios y entre cañas y tapas comenzamos a hablar de viajes y anécdotas.

Hasta ahí la conversación parecía inocente a pesar del juego e intercambio de miradas que manteníamos paralelamente. La impresión que me estaba dando era de una chica modosita con ganas de jugar.

Cuando la conversación acabó girando de manera inevitable a las relaciones chico – chica y a nuestros roles en ellas, esa impresión comenzó a cambiar.

Cada vez descubría una chica más morbosa. Comenzamos a comentar nuestras fantasías, las realizadas y las pendientes de experimentar y el juego cada vez entraba en una fase más íntima. Ambos jugábamos a acercarnos, a poner ejemplos con una caricia en la mano contraria, a entonar, a enfatizar ciertas palabras, a mirarnos con un deseo cada vez más descarado. El juego estaba subiendo de tono rápidamente.

Decidimos acercarnos a una zona cercana de copas para continuar la noche.

En el primer local, nuestra conversación ya giraba en torno a cómo a los dos nos excitaba la idea del sexo imprevisto, el que surge de golpe, creando un deseo desmedido tal que no hay posibilidad de espera, que ha de llegar a un desenlace inmediato en cualquier lugar.

Evidentemente ambos apoyábamos esa tesis, no sólo como un deseo en nuestras vidas, cada uno reafirmaba cómo había decidido que se iba a desarrollar el resto de la velada.

- Sí, eso me excita, la idea de que me callen con un...

No pudo acabar la frase, mis labios sellaron los suyos, mi cuerpo se pegaba al de Ana mientras sus manos me aferraban más a él y mientras las mías jugaban peligrosamente recorriendo su pantalón.

- Con un beso? – volvimos a besarnos...-

Ana podía notar claramente mi excitación, yo sentía como pegaba su cadera contra mí, nuestros movimientos vestidos eran aviso de cómo deseábamos movernos desnudos.

Ya habíamos descubierto en nuestra conversación que a ambos nos gustaba jugar y así hicimos.

Un lunes por la noche Madrid está animado, pero a partir de cierta hora los locales se van quedando vacíos y gracias a la intimidad que esa situación nos ofrecía nuestra osadía iba creciendo.


- Me está gustando excitarte... – susurraba en su oído.-
- Lo estás consiguiendo, al final estás resultando ser lo que parecías, un verdadero cabrón.
- Por qué? Si aún no he hecho nada.
- Pero lo estás pensando, que es peor.
- No, ya no quiero pensarlo, ahora quiero hacerlo, quiero seguir excitándote y ver como te sigues volviendo cada vez mas viciosa.... – Le susurraba mientras mi mano desabrochaba su pantalón y se introducía entre su ropa interior para sentir su humedad y ofrecerle la presión que estaba deseando hacía rato.....-

Nadie nos miraba y si alguien lo hacía no nos importaba demasiado, lo único que deseaba era ver cómo sus ojos se cerraban, cómo me agarraba los brazos con sus uñas mientras sentía mis dedos presionando su clítoris.

- Eres un cerdo!!!!
- Ah sí? Y tú qué eres?
- Dímelo tú..... – Ahora era ella la que pasaba su mano por mi pantalón buscando la cremallera, la bajó y accedió rápidamente a coger mi polla entre sus manos. Jugaba con ella mientras el vicio se reflejaba en sus ojos al ver lo dura que me la estaba poniendo....
- Eres una zorra, eso es lo que eres, una zorra deseando que la pongan a cuatro patas y se la follen como a una perra....

Creo que entre juego y juego debieron caer dos o tres copas más, por lo que al salir del local alrededor de las cinco de la mañana nuestra excitación nos hacía parar cada pocos metros para devorarnos.

No habíamos andado mucho cuando vimos un cartel en lo alto que anunciaba “HOSTAL”. En pleno centro de Madrid un Hostal con ese cartel no apuntaba a una habitación muy.... “curiosa” diría yo, pero los dos estábamos completamente salidos y lo único que queríamos en ese momento era una cama, follarnos y hacernos gritar.

Entramos y en menos de cinco minutos nos habían dado una habitación. No había acabado de cerrar la puerta cuando ya nos estábamos besando y prácticamente arrancando la ropa. Nos la quitábamos atropelladamente y justo cuando la iba a empujar para que cayera en la cama y comenzar a devorarla, fue ella la que me empujó a mí contra la pared y sin detenerse ni un instante se metió mi polla en la boca. Joder!!! Llevaba tanto tiempo excitado esa noche, que sentir por fin el calorcito de sus labios me hacía estremecer...

- Así... Joder, así... chúpala bien, mira como me has puesto....

Ana no hablaba, sólo lamía acompañando el vaivén de sus labios con el de sus manos recorriéndome....

Se levantó, me besó y mientras su mano sacudía con rapidez mi erección.

Esa chica modosita que había conocido al principio de la noche se había vuelto una autentica viciosa, y eso, me estaba excitando de una manera brutal.

Ahora sí la empujé hacia la cama, Abrí sus piernas y echando al lado su tanga fui yo el que empezó a devorar su coño. Me estaba dando cuenta que estaba desbocado, asalvajado, manoseaba sus tetas, cogía y levantaba su culo para tener su sexo mas accesible y mientras ella sujetaba con fuerza mi cabeza para que no parara, para que no me separara. Gemía y me pedía más, me rogaba que no parase y de repente sus gemidos se transformaron en gritos cuando empezó a correrse...

- Así, Así... Así cabrón, no pares, no pareeeeeeeeeeeees....., esto, esto es lo que quería, así... así me gusta que me follen....

Aun no había acabado de correrse cuando me levanté y la penetré de golpe, sentí como volvía a correrse, no sé si era el mismo orgasmo reavivado o uno nuevo pero daba igual, se estaba corriendo y su cadera golpeaba contra la mía sin control alguno. Yo embestía con fuerza, me estaba volviendo loco abrir su coño, verla tan salida y me estaba poniendo terriblemente cachondo sentir como clavaba sus uñas en mi espalda mientras arqueaba su cuerpo conteniendo la respiración.

Cuando por fin, ya exhausta, relajó su cuerpo, bajé el ritmo. Ahora la penetraba suave, despacio, pero notaba que con cada roce de mi polla en su coño, su cuerpo volvía a estremecerse....

- Estás empapando la cama....
- Es que me tienes cachonda, cachonda como hacía tiempo que no estaba....
- Sí... Ya lo veo... y aún te excita más que me siga moviendo así verdad?....
- Sí... sí... me estás volviendo a poner, cabrón... fóllame, haz conmigo lo que quieras.....
- Eso voy a hacer... te voy a follar como la zorrita que eres.....

Mientras continuaba con mis movimientos pausados, mi dedo comenzó a explorar su culito, notaba que con las caricias se iba excitando aún más, por lo que lentamente mis movimientos volvían a cobrar ritmo y mi dedo iba abriéndola cada vez más....

- Qué vas a hacer?
- Voy a volver a abrirte...
- Joder....
- Sí.... pero esta vez voy a abrirte aún más.

Levanté sus piernas hasta mis hombros dejando más accesible mi nuevo objetivo. Éste parecía ceder sin dificultad, así que supongo que guiado por esa sensación, sumada a lo salvaje que Ana había conseguido volverme esa noche, la penetre el culo hasta dentro....

No sé si su gemidos se convertían en gritos o su gritos en gemidos, pero lo que resultaba evidente es que sentirme dentro hasta el fondo mientras mi dedo volvía a jugar con su clítoris le gustaba lo suficiente como para que sus caderas volvieran a moverse con el ritmo del deseo.

Me sorprendió la facilidad con la que había entrado y la facilidad con la que estaba recibiendo mis embestidas, podía ver como se avecinaba un nuevo orgasmo, y eso, me excitaba tanto como para comenzar a notar como el mío presionaba cada vez con más fuerza en la base de mi polla luchando por salir.

Creo que fueron mis ultimas embestidas, en las que sentía mi polla reventar mientras descargaba todo el deseo acumulado esa noche, lo que precipitó su tercer orgasmo. Parecíamos estar peleando, yo embistiéndola casi con rabia mientras me corría y ella clavando de nuevo sus uñas en mi espalda mientras su cuerpo, una vez más se contraía de placer....

Caímos los dos exhaustos, satisfechos al fin, la noche trajo mucho más juego, pero el momento de satisfacción, el momento de liberar toda la tensión acumulada por el juego de esa noche, fue ese.

39 comentarios:

Sensaciones Encontradas dijo...

Magnifiico placer el de las miradas traviesas y el de las conversaciones que suben de temperatura de una forma natural... dando lugar luego al deseo acumulado durante horas...

Juan C. dijo...

Genial.
Genial lo casual,lo inadvertido,lo sorprendente.
Me alegra volver a leerte

Mi Zorrita dijo...

fantastico

Lydia dijo...

Magnífica esa forma de relatar las sensaciones cachondas, los movimientos más seductores, más hambrientos, acompañados por la llamada al placer de besos calientes, caricias dulces y humedades descaradas.

BAD GIRL dijo...

Cuanto me alegra volver a leerte, no te imaginas cuanto... llegué aquí siguiéndote y nada mas llegar desapareciste. Pero ahora estás de nuevo, y vuelves a hacerme sentir como si todas esas sensaciones rozaran mi piel con tu forma de describirlas. Es delicioso leerte, puedo llegar a sentir tus miradas juguetonas y penetrantes, tu sonrisas picaras, tus roces casuales muy bien estudiados, sabiendo colocar a tu presa justo en el punto de mira... y luego llegar a un punto sin retorno, y dejarse llevar.... hasta que todo explota.
Lo que daría por volver a sentir eso... que recuerdos!!!!
Espero que sigas deleitándonos con tus historias. Un besito guapo.

Lorelay

Anónimo dijo...

Siempre es un placer leer lo nuevo, y releer los que mas me han gustado.

Besos dulces.....de DULCE...

¿me recuerdas?

Nyeri dijo...

Dominas el juego de la seducción como nadie.

Las miradas traviesas, las caricias accidentales y las palabras medidas, despiertan las ganas de entregarse a ti.

Yo también quiero jugar!!

dos y dos dijo...

Mmmm... habrá que viajar mas en tren.
Un placer leerte.
Un saludo.

MILKYSUGGAR dijo...

me encantó ... estuvo rico ... así como iba subiendo de tono tu relato también yo ... se me antojó :s

Clip dijo...

Me ha gustado mucho tu historia, muy medida y calibrada, me quedo con:

el tono medido entre la picardía, la cordialidad y la provocaciónQue acompañan todas las escenas.

Un saludo !!

Anónimo dijo...

tu capacidad de seducción y habilidad de convertir el trabajo en placer me harían viajar desde el Tubo hasta Sol...o desde los Apeninos a los Andes.

Un cálido beso

Anónimo dijo...

Por no ser anónima del todo en el comentario anterior, y por si escribo en alguna otra ocasión, me llaman Agustina de Aragón.

Cirene dijo...

Hmmm... me alegra volver a leerte, cielo, ya se echaban de menos tus travesuras.

Y en cuanto a los viajes de trabajo... jajaja ¿qué decir? SI, te aseguro que a veces dan MUCHO juego... ;)

Besos reencontrados
Cire

Amantes dijo...

Bea- Un relato muy excitante, lo escribes de tal modo que parece que lo estas viviendo, genial.

Un beso

TERESA dijo...

Descaradamente excitante y delicioso, leerte...perfecto.

Lolita dijo...

Quá relato!!! Escribes genial!!
Enhorabuena por transmitir tan bien lo que es el morbo...me encanta!!

;)

Ayanay dijo...

Acabo de darme cuenta que te tengo en mi MSN te hablare la proxima vez que te vea

Besos

Ayanay dijo...

Mucho trabajo??

Besotes traviesos

David TTT dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Un travieso curioso dijo...

Sensaciones encontradas.

Desde luego nada mejor que dejar que el deseo se acumule y crezca... Sin juego nada es lo mismo.

Bienvenidos al blog.

Besos traviesos.

J.

Un travieso curioso dijo...

Juan C.

Muchas gracias por volver.

Me encanta planificar situaciones, pero como dices, lo casual, tiene su puntito verdad?

Besos traviesos

J.

Un travieso curioso dijo...

Mi zorrita.

Me alegro que te haya gustado al igual, que a mi me gusta tu blog.

Besos traviesos.

J.

Un travieso curioso dijo...

Lydia.

Me alegro que te haya gustado mi manera de describir la situación, pero a mi me ha impresionado tu forma de describir mi relato. Gracias.

Besos traviesos

J.

Un travieso curioso dijo...

Lorelay.

Que sorpresa!!!! Me ha gustado tu visita, tu comentario y desde luego tu blog, nos vemos por aquí... o por donde quieras ;-)

Besos traviesos

J.

Un travieso curioso dijo...

Dulce.

Imposible olvidarte, sigue pendiente mi viaje....

Besos traviesos.

J.

Un travieso curioso dijo...

Nyeri.

Como siempre sabes escribir las palabras exactas para derretirme....

Me quedo con "Entregarte a mi" y "quiero jugar"

Deseando hablarte mientras mido mis palabras, mirarte con picardia y acariciarte casualmente....

Te espero.

J.

Un travieso curioso dijo...

Dos y Dos.

Pues sí, habrá que viajar más en tren, y despues de lo que acabo de leer, también habrá que visitar más vuestro blog, muy interesante.

Besos traviesos

J.

Un travieso curioso dijo...

MilkySuggar.

Me encanta saber que te has encendido leyéndome. Es uno de los mayores placer, ver coo la gente se mete en el relato.

Besos traviesos

J.

Un travieso curioso dijo...

Clip.

Bienvenida al blog. Gracias por tu visita y sobre todo por tu comentario, me gusta con lo que te has quedado.

Besos traviesos.

J.

Un travieso curioso dijo...

Agustina de Aragón.

Tu anonimato me deja intrigado... Te espero.

Besos traviesos.

J.

Un travieso curioso dijo...

Cire!!!

Que bien suena la palabra reencuentro cuando viene de ti.

Desde luego los viajes de trabajo, ofrecen grandes oportunidades....

Besos traviesos

J.

Un travieso curioso dijo...

Amantes (Bea)

Pues sí, has dado en el clavo. Cuando escribo un relato, lo recuerdo de tal manera que es como si lo estuviera viviendo de nuevo.

Bienvenida al blog.

Besos traviesos.

J.

Un travieso curioso dijo...

Teresa.

Descaradamente complacido por tu visita.

Besos traviesos

J.

Un travieso curioso dijo...

Lolita.

Solo tu nick ya me pierde, es una debilidad....

Besos traviesos

J.

Un travieso curioso dijo...

Ayanay.

Si, mucho trabajo. Eso es bueno, ya sabes... toca viajar ;-)

Besos traviesos

J.

adis dijo...

Que delicia leerte , es la primera vez que lo hago y me ha encantado, me has subido la temperatura ...

Besos

Adis

Mónica dijo...

Que maravilla de noche!
Un beso grande

Anónimo dijo...

Este relato tuyo me encanto y hizo que en mi sintiera las mismas sensaciones que sintio la
chica y me excite nadamas con el relato , quisiera encontrarme un amante como en el relato se me antojo mucho que deliciaaaa.

Anónimo dijo...

Hola.
Antes de nada, perdona que te escriba esto como un comentario, pero es que no vi tu email en el tu blog
Soy el webmaster de publizida.es

Publizida BLOG'S es un ranking / directorio de clasificación de blogs en español, creado con el único propósito de dar a conocer los mejores blog's

Registrando su blog en Publizida BLOG'S accederás al servicio de estadísticas gratuitas y podrás participar en el TOP.RANKING
También puedes acceder a la valoración que los usuarios hacen de su página.

Y lo mas importante...
darte a conocer y aumentar el numero de visitantes a tu BLOG de manera totalmente gratuita.


Si te interesa puedes darte de alta

ALTA DIRECTORIO DE BLOGS


o visitanos en ......

DIRECTORIO DE BLOGS

HTTP://PUBLIZIDA.ES


Muchas Gracias por tu tiempo... y disculpa si no fue la mejor manera de darme a conocer.

Un saludo.

DAVID T.
Webmaster de Publizida.es