lunes, 14 de julio de 2008

Jugando con desconocidos (II)



El desconocido comenzó a recorrer sus pechos, comprobando que esa chica vendada no recelaba, se quejaba ante su amiga, pero recibía cada caricia que él le ofrecía.

Lejos de comenzar a jugar con ella, nuestro amigo se dirigió directamente a su sexo, y volvió a sorprenderse al ver que no sólo no llevaba braguitas sino que, además, estaba tan empapada que su excitación llegaba a sus muslos. Sin vacilar introdujo dos dedos hasta dentro y comprobó nuevamente que las quejas que le hacía a su amiga no tenían nada que ver con lo que reflejaban sus gemidos y sus piernas abriéndose por completo.

- Ves cómo se deja? Bésala, es para ti...

Comenzó a besarla, a meter aún con más fuerza sus dedos y con más fuerza gemía cada vez Ana. Mientras decía:

- Ahh... Joder, que bien me lo hace, y que bien besa!!!! – tuvo que parar ante la nueva embestida del hombre que estaba aprovechándose de su cuerpo...
- Y que bien lo come!!!!!

El desconocido se había abalanzado a devorar su coño, lo saboreaba como si no hubiera tenido ninguno en años, quería beber toda esa excitación, mojaba sus labios en los de aquella viciosa desconocida que estaba entregándose a él, que estaba entregándose al primer cabrón que había pasado por la calle.

Empezó a meterle los dedos mientras lamía salvajemente su coño. Ana no tardó en correrse retorciéndose de placer. Su respiración comenzó a relajarse esperando el descanso merecido, pero no eran esos los planes de su amiga y su invitado.

Lejos de suavizar sus embestidas, comenzó de nuevo a lamerla con más insistencia, sus dedos la penetraban cada vez más dentro, y Ana de nuevo comenzaba a retorcerse de placer...

- Qué? Te dije que se dejaría o no? – Preguntaba Laura.
- Joder, es más puta de lo que me había imaginado. A esta me la quiero follar más veces, cuando vuelvas a Madrid dímelo, te pago lo que sea, este coño me está encantando!!!
- Claro que sí, te voy a dejar que te la folles siempre que quieras...
- Pero mírala que zorra es… cómo decía que no y como se deja…cómo se abre... Voy a bajar a llamar a mis compañeros de oficina, son cuatro, estos nos pagan 100 € cada uno por follársela.
- Noooooooo, pero que decís? Qué vais a hacer? Intentaba protestar Ana entre gemidos.
- CALLA ZORRA!!!!! Tu te vas a dejar hacer lo que queramos, no ves cómo disfrutas con el primero que pasa? Vamos a hacer de ti una buena putita...
- Pero Laura, de dónde has sacado este tío????

No pudo preguntar mucho más, Laura calló su boca ofeciendola su sexo y Ana no pudo hacer otra cosa que empezar a lamerlo con desesperación. Pasaba su lengua por sus labios, por su clítoris, estaba brutalmente excitada cuando gritó...

- Ahhhhhhh Joder que polla!!!!



El desconocido la había penetrado hasta dentro por sorpresa, empezó a follarla con fuerza, sus embestidas cada vez eran más salvajes.

Ana no podía hacer otra cosa que dejarse usar, la estaban follando brutalmente mientras su amiga le ofrecía su sexo en la boca.

- Me corro!!!! Me corro!!!! Volvía a gemir.....

En cuanto el orgasmo comenzó a decaer su invitado volvió a devorar su coño…

- Pero bueno!!!! Es que no se cansa, ahhhh, no puedo más, dile que pare... dile que pare...

Ana se revolvía mientras entre Laura y el desconocido sujetaban con fuerza sus brazos. No tenían intención de acceder a sus peticiones, querían llevarla a la desesperación, volverla loca de placer.

- No puedo más... no puedo más, dile que pare por favor...

En ese momento se tomaron un respiro, ambos besaron a Ana suavemente, es como si con esa dulzura quisieran decirle, descansa... calma... shssss.

Se tumbaron a descansar. Charlaron sobre cómo Laura había salido a la calle, cómo le había dicho que subiera, y lo sorprendida que aún estaba Ana, quería verle, pedía insistentemente a su amiga quitarse el pañuelo hasta que...

- Y no te daría morbo no ver al tío que te ha follado? – dijo el invitado.

A Ana le gustó la idea y desde ese instante no volvió a insistir.

En ese momento llamó su novio, y se puso a hablar con él por teléfono. Mientras Laura y su nuevo amigo empezaron a besarse. Él pudo comprobar cómo ella también estaba completamente empapada, durante poco rato, eso sí. Ella no tardó en comenzar a recorrerle con sus labios en una dirección concreta, su sexo.

Poco después Laura deleitaba a su invitado con suaves movimientos, recorriendo su polla de arriba abajo. Él gemía y ella mantenía con suavidad el ritmo, observando cómo él se volvía loco de excitación mientras subía la mano para volver a acariciar el coño de Ana que seguía hablando con su novio.

Le estaba contando todo lo sucedido, el desconocido del parking, el otro en el hotel, como quería traerle a sus compañeros de oficina, como iban a pagarla...

El novio se excitaba mientras ella le contaba, hasta el punto de comenzar a hacerle peticiones, suficientes para que ella se acercara al oído del invitado y le dijera...

- Me vas a abrir el culo cabrón?

No tardaron en colocarla en posición y empezar a penetrarla, él volvía a abrir su coño con fuerza, mientras con el dedo preparaba el que sería su próximo objetivo.

Penetró con fuerza su culo mientras ella pedía suavidad. Fueron pocos instantes ya que Ana no tardó en exclamar...

- Ya no me duele!!!!!

Mientras, comenzaba a moverse y a decir...

- Es todo lo fuerte que sabes dar cabrón?

Fue estímulo suficiente para que sus embestidas se volvieran brutales, su mano empezara azotar su culo y robara gritos y gemidos de Ana mientras continuaba narrando a su novio cómo la estaban sodomizando.

- Joder cómo me lo está abriendo y... y ... y... Qué cabrón!!!! Y ahora se para!!!! Y me lo hace despacio!!!! Cómo me gusta!!!! Y ahora vuelve fuerte!!!! Me corro... me corro...

Las embestidas, los azotes del desconocido y los dedos penetrantes de Laura, hacían que Ana convirtiera sus gemidos en un nuevo orgasmo


Mientras recobraba el aliento, Laura y su nuevo amigo se dedicaron por fin el uno al otro.

Desde que él subió a la habitación se habían dedicado a Ana pero entre ambos resultaba evidente una terrible atracción, un deseo de explotar juntos que en ese momento se hizo realidad.

Mientras Ana continuaba con su chico al teléfono, Laura tumbada ofrecía su sexo completamente empapado a los deseos de aquel desconocido. Él deseaba hacía rato ver cómo ella se corría y comenzó a devorarla, lamía su coño a veces con calma, y casi con maldad, a veces desbocado y desmedido como si quisiera destrozarlo, metía sus dedos con fuerza y ahora la tenia allí donde ella había querido tener a su amiga, sintiéndose viciosa, zorra, y eso era lo que él quería. La penetró de golpe mientras le susurraba...

- Voy a hacer de ti una puta, una puta de verdad, te voy a hacer lo que le has hecho a tu amiga, pero esta vez sin antifaz, para que puedas ver al cerdo que voy a subir para que te folle... Después te voy a llevar a la Casa de Campo para que te la metan por 20.....
- Tan puta crees que soy?
- Me da igual.... Si no lo eres voy a hacer que lo seas....


Los gemidos con los que Laura respondía a cada envite estaban tan descontrolados que Ana tuvo que avisar que, o bajaba la voz o les podrían echar de la habitación...

El aviso cayó en saco roto, Laura se estaba corriendo y gemía como la puta que en ese momento parecía.

En el ambiente de la habitación se respiraba morbo y sexualidad, sólo fueron necesarios unos momentos para tomar aire antes de que Ana y Laura comenzaran a dedicarse la una a la otra. Decidieron ofrecer a su invitado esa imagen con la que sueña todo hombre, entrecruzaron sus piernas y comenzaron a rozar sus coños entre gemidos cuando Ana recordó algo.

- Anda!!!! A que no sabes que llevo en el bolso?

Increíble, era un juguetito doble, era enorme y sin embargo, Laura con una gran destreza lo introdujo en sus coños, parecía que era imposible que entrara entero pero pocos instantes después era imposible verlo.

Laura comenzó a mover la cadera follando a su amiga, ella gemía y su invitado completamente excitado no podía evitar masturbarse ante esa sugerente escena. De vez en cuando le metía la polla en la boca a Laura que parecía querer comerse todo.

Ana volvía a correrse, a estas alturas habían perdido la cuenta de cuántos orgasmos había tenido. Pero no podía acabar ahí...

- Cómeselo…no la dejes descansar.

Los deseos del invitado no tardaron en hacerse realidad, y Laura comenzó a lamer el sexo de Ana que volvía a gemir de nuevo casi sin haber tenido tiempo de reponerse.

- No pares, no dejes descansar a esta zorrita. -

Las instrucciones del invitado resonaron en la habitación mientras se colocaba detrás de Laura. Comenzó a follarla lentamente, quería deleitarse con los gemidos de ambas, pero la excitación de esa imagen se apoderó lo suficiente de él como para que el ritmo se acelerara rápidamente. Le estaba dando tan fuerte que en ocasiones la obligaba a cesar en sus obligaciones para dejar escapar los gemidos que no podía contener.

- Sigue zorra!!!! No pares!!!! He dicho que no quiero dejar de oírla gemir!!!!

Le gritó completamente asalvajado mientras castigaba su culo con tres fuertes azotes que dejaron su mano marcada en él

Laura intentaba cumplir las instrucciones que recibía, pero cada vez que sentía la polla de su nuevo amigo hasta dentro no podía evitar parar de nuevo. Los azotes resonaban en la habitación otra vez...

Por fin los tres cayeron exhaustos. Comentaban lo sucedido y recordaban cómo se había desarrollado todo, cómo Laura le “captó” en la calle, cómo fue una sorpresa tanto para Ana como para el invitado que aún no daba crédito...

- Pero en el parking te ha llevado a otro? - Preguntó el invitado.

- Siiii!!! Ha cogido a un obrero y le ha dejado que me metiera los dedos... Joder que cachonda me ha puesto. Y cuando me iba a correr le ha dicho que se fuera...

Todos rieron por la situación, por lo inusual de ella y mientras Ana se relajaba en una ducha, Laura y él disfrutaron cómplices por última vez.

Cuando salió de la ducha el desconocido besó por ultima vez a Ana, en esta ocasión no fue un beso morboso, sino dulce y cálido...

- Ha sido un placer... bueno... varios...


Minutos después, nuestro amigo paseaba por El Retiro cuando recibió un mensaje de Laura.

- Ya se lo he contado, ha flipado!!! Ha sido un placer compartir tantos momentos tan morbosos y excitantes contigo. Eres un encanto. Besos de las dos.


Hacía tiempo que Laura y yo hablábamos por Messenger. En una de esas conversaciones me dijo que venía a Madrid y quería sorprender a Ana con algo morboso, excitante y distinto. Metiéndome en el papel de dos desconocidos y gracias a la complicidad de Laura conseguimos que los deseos de Ana se hicieran realidad.


17 comentarios:

Lydia dijo...

Miles de sensaciones encontradas y unas descripciones que te hacen vivir la escena... morbo a raudales...

Leyre dijo...

Buffff, una situación morbosa como la que más!!!! con tus descripciones, no es dificil trasladarse a aquella habitación y disfrutar de todo ese placer tan excitante!!!....... me encanta, me encantas! ;-))

Un besazo

Susy dijo...

Ufff...por un momento me he encontrado en esa habitacion y he sentido la humedad entre mis piernas,,,muy excitante..

Besos muy dulces..

Lestat dijo...

Ahhh.¿Por qué yo no tengo amigas así? Ser complacida de esa manera, sentirse muy puta, todo ese morbo, esa humedad ,el deseo...Increíble. Gracias de nuevo por compartirlo

Cirene dijo...

Sabes que me hubiera encantado poder verte en esa habitación, si bien tal y como lo narras es como si todos pudiésemos hacerlo por un agujerito. Increiblemente morboso, traviesillo... y un final apoteósico, aunque no esperaba menos por tu parte. ;-)
Besines
Cire

Juank dijo...

Excitante y riquisimo jejejejeje
Salu2

Alicia dijo...

Muy, muy, muy excitante sin duda, como acostumbras. Pero... por algún motivo que desconozco me ha gustado muuucho más la primera parte ;-)

En cualquier caso me ha encantado, me llega incluso el olor a sexo, como si estuviese allí.

Juamk dijo...

vayaaaaaaaaaa... he acabado exhausto, me he metido totalmente en el personaje jajajajaja.

Un travieso curioso dijo...

Lydia.

Me encanta haberte hecho vivir esa escena, es el motivo principal de este blog y de mis relatos.

Un beso y espero volver a verte por aqui.

J.

Un travieso curioso dijo...

Leyre, que placer haberte trasladado a esa situación, supongo que no es facil no crees?

Besos traviesos.

Pd. Tu tambien me encantas, tu y tu presencia en mis fantasías.

Un travieso curioso dijo...

Susy, me gustaría hacerte sentir esas sensaciones por algo mas que un momento.

Te sigo esperando por aquí.

J.

Un travieso curioso dijo...

Lestat.

Amigas así no son tan difíciles de encontrar... busca un poquito a tu alrededor...

Espero que me cuentes.

Besos

J.

Un travieso curioso dijo...

Queridisima Cire.

Me encantaría tenerte cerca en situaciones de ese tipo, mirando, particpando, organizando....

Siempre eres bienvenida, lo sabes.

Besos muy traviesos.

J.

Un travieso curioso dijo...

Juank.

Muchas gracias, realmente lo fue, una experiencia inolvidable para cualquier hombre.

Un travieso curioso dijo...

Alicia, me intriga el porqué te ha gustado mas la primera parte.

En cualquier caso, disfruté las dos como una sola.

Un beso muy travieso.

J.

Susy dijo...

Ya sabes que me encanta perderme en tus travesuras...y por aquí me seguirás teniendo..y no solo por un momento...
Besos traviesos..

mencantajugar dijo...

Me han encantado ambas partes! como me gustaría ser Ana, y tener amigas como Laura, claro, que aunque digas que es fácil encontrarlas creo que por mucho que busque a mi alrededor... no existen!! Y ya un novio como el de Ana... mmm qué morbo poderle contar a mi novio todo lo que pasa en una habitación así! (pero me temo que novios así por aquí tampoco encuentro). Seguiré explorando tu blog a ver qué sorpresas nuevas hay! Un besito travieso!